Archivo | Periodismo RSS feed for this section

6 de febrero de 1936

6 feb

Del ABC del día 6 de febrero de 1936, extracto dos cosas. La primera es uno de esos pequeños alegatos, separados del resto del cuerpo del periódico por un recuadro bien diferenciado, que tanto me han llamado la atención: la inminencia de las elecciones que polarizarían España se manifiesta en la asiduidad de estas arengas editoriales: Seguir leyendo

4 de febrero de 1936 (et plus)

4 feb

Rebuscando entre los archivos digitales de La Vanguardia en su edición del 4 de febrero de 1936, no encontraba nada de particular para ser aquí reseñado: España estaba recorrida de mítines, de punta a punta. Derechas, izquierdas, revolucionarios, contrarrevolucionarios…el ambiente, como es obvio, señalaba la gravedad de los sufragios que se avecinaban. Cuando no soy capaz de hallar nada singular en los periódicos de antaño, acudo a los de hogaño, con la esperanza de que la actualidad me ofrezca carne fresca con la que rescatar algún comentario. Hoy he tenido suerte. Resulta que, si antes los actos pre y electorales propiamente dichos, eran en sí mismos una cosa digna de prepararse debidamente, eligiendo para ello lugares emblemáticos o de marcado prestigio cultural como grandes cines, teatros o auditorios escogidos por su reputación y capacidad, hoy todo ha cambiado. Seguir leyendo

El hombre del saco

1 feb

El público asistente a cualquier tipo de espectáculo tiene, como es natural, el derecho -adquirido mediante la compra de la entrada correspondiente- a expresar su descontento para con los protagonistas de dicho show. Puede patalear en la ópera si considera que el tenor desafina o que la escenografía es demasiado audaz; puede bufar en el teatro si le parece que los actores no declaman con la consistencia debida; puede agitar pañuelos blancos en la plaza de toros si cree que el presidente no aprecia con justicia una buena faena, o puede lanzarle almohadillas al torero si le devuelven el toro a los corrales tras el tercer clarinetazo. Seguir leyendo

25 de enero de 1936

25 ene

Algo rápido. La Vanguardia25 de enero de 1936. Sucesos diversos. 

Seguir leyendo

24 de enero de 1936

24 ene

En el ABC del 24 de enero de 1936, se hacía alusión a un discurso pronunciado el día anterior en Toledo por el histórico líder de la CEDA, Gil Robles. El comentario editorial, remarcado y separado por ladillos del resto de la información, no tiene desperdicio. Seguir leyendo

La proeza de la gente normal

24 ene

Córdoba es una ciudad preciosa. Debe serlo. No he estado en la Mezquita, ni tampoco he visto las cruces de mayo. De allí sólo conozco el servicio de atención a personas con movilidad reducida de RENFE en su estación de trenes y un Mercadona que hay no muy lejos. Ambas cosas están relacionadas, pero es una historia que contaré en un momento más adecuado. De modo que cada vez que escucho el nombre de Córdoba mi mente viaja hacia aquel día en que me subieron a un tren en silla de ruedas, con la pierna derecha escayolada. Menuda cruz tuve que soportar aquel mes de mayo de hace cuatro años. Casi una ascensión al Gólgota fue la visita del Madrid al Estadio del Arcángel. Al minuto 2 ya iba perdiendo. El árbitro sancionó muy rigurosamente un penalti de Ramos: sobre la frontal, un jugador local zumbó fuerte a la pelota. Al saltar con los brazos más o menos extendidos en una postura natural de quien bota girándose para ofrecer el reverso de la pierna izquierda a la trayectoria del balón, éste golpeó en su antebrazo y el estadio rugió jubiloso. Seguir leyendo

23 de enero de 1936

23 ene

Hoy hace un frío que pela, como dicen las donnas de este lugar. Mi casa es un congelador. Es curioso cómo los hogares construidos en la Andalucía occidental, sobre todo a partir de los 70, son verdaderos frigoríficos. Se ha impuesto la boutade esa, que es la mentira social por antonomasia en estos lares, de que aquí ni llueve nunca, ni hace frío. De modo que aquí me tienen, envuelto en una manta y escribiendo esto con mitones en las manos, como si estuviese en el frente oriental aporreando una máquina de escribir. La cuestión es que hoy no me apetece. Tengo un problema, ¿saben? Es una menudencia, pero me voy a París la semana que viene y mi equipaje de mano supera por dos centímetros y medio la medida reglamentada por la aerolínea. A mí estas minutas me causan mucha desazón. Son capaces de paralizarme por toda una mañana. ¿Comprenden? Así que no tengo la cabeza demasiado atemperada para hilvanar ningún pensamiento. Pero tengo que hacerlo. Recuerden aquello que yo mismo escribí aquí hace tres o cuatro días: insistir. El valor de la persistencia. Y todo eso, ya saben.  Seguir leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 322 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: