Tag Archives: Grecia

Un hombre

3 Mar

8729478694_f7d815cf84

Un hombre. Tan sólo un hombre. Ni joven, ni viejo. Frontera de madurez y víspera de senilidad. Seguir leyendo

Liderazgo y superstición

3 Sep

Cuenta Plutarco que, hacinada la población del Ática tras las murallas de Atenas por la invasión lacedemonia en el segundo año de la Guerra del Peloponeso, llegó la peste a la ciudad. Las condiciones de insalubridad, y la estrategia pasiva de Pericles -con objeto de evitar un enfrentamiento terrestre con Esparta- pusieron el liderazgo del gran estratego de Atenas en una situación muy comprometida. Seguir leyendo

Un apunte

17 Ago

Por una de esas cosas que pasan de vez en cuando, me encontré con Noticias de la noche, la primera novela de la serie del comisario Jaritos, en un mercadillo, justo cuando en mi lista de deseos en Amazon amontonaba todos los títulos de la saga que ha hecho famoso internacionalmente al escritor Petros Markaris. Seguir leyendo

La amistad

6 Jul

Los amigos de la democracia no hacen sino aceptar el aserto cristiano de creced y multiplicaos. Seguir leyendo

La Grecia de Otto

5 Jul

La selección nacional de fútbol de Grecia que ganó la Eurocopa en 2004 convirtió cada córner a favor en un referéndum. Yo, que tengo la debilidad de perderme en ensoñaciones antiguas, amo Grecia por Pericles, Jenofonte, Tucídides y Heródoto; por Temístocles, Alcibíades, los que se quedaron pudriéndose en las Latomías y por Filoctetes. Pero también por Nikopolidis, Seitaridis, Dellas, Karagounis, Zagorakis, Charisteas o Nikolaidis. Seguir leyendo

Cruzando el Sarónico

27 Mar

En septiembre de 2008 yo tenía 20 años y hacía segundo de Periodismo. Nos dio, a mí y a un par de amigos, por irnos una semana a Grecia. Era la segunda vez en toda mi vida que salía al extranjero. No sabía lo que hoy sé, ni de Grecia ni de la vida: no es que ahora sepa mucho, pero voy avanzando en lo de gnosti té auton.  Simplemente, sentía una atracción sorda y disparatada por Atenas y la Acrópolis. Muchas veces, después, he lamentado no haberme formado más en aquel tiempo. Jenofonte, Tucídides, Homero y Sófocles vinieron luego, Seguir leyendo

París en una calle

3 Feb

Antes de pisar París había leído, naturalmente, algunas cosas sobre ella. Crónicas de Gaziel, la primera parte de Los tres mosqueteros -libro que no he consumado, de cuya lectura el fantasma recorre encadenado mi alcoba en las noches de insomnio-, Fiesta de Hemingway, algún folletín en mi adolescencia de lecturas sin tino, y cómo no, El Conde de Montecristo. Libro que condonó mi deuda, finalmente, con el espectro pantagruélico de Dumas. A París, digo, llegué yo a través del metro. Sale uno de España renegando de lo que tiene, por la españolía esa que, ya saben, obliga (como antes obligaba a batirse la nobleza), y al primer encuentro con Francia topéme con una estación en obras; un servicio metropolitano poco intuitivo, enrevesado, y con un fulano cagando junto a las escaleras mecánicas. No obstante, al emerger en la superficie lo percibí todo con manifiesta claridad: la grandeur. Seguir leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 370 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: