Frío

28 Nov

Dicen que durante la batalla de Teruel hizo tanto frío que se congelaron los depósitos de combustible de los vehículos, y que tanto los nacionales sitiados dentro como los republicanos que los asediaban, así como los nacionales que a su vez cercaban a aquellos en los alrededores del inhóspito páramo aragonés, constituían un espectral ejército de sombras que apenas podían combatir porque sus dedos se endurecían, rígidos, prematuramente artríticos, en torno a los gatillos de sus fusiles. Por eso, cada vez que el general Invierno acude a su cita anual con nosotros y con nuestras conversaciones cotidianas en el metro, en clase o en el portal, trato de hacer este sano ejercicio de distanciamiento e higiene mental: recuerdo a la Wermacht acochinada en las tablas de Stalingrado por el frío soviético, o a Napoleón posando para la foto en el famoso cuadro donde Meissonier retrató a las esqueléticas águilas imperiales deshilachándose en su penar por la estepa rusa, y pienso que el frío es como la política. Por más que intentemos huir de ella, siempre nos alcanza, y sólo en unos pocos, privilegiados y cálidos lugares podemos encontrar refugio a salvo de las implacables garras de los agentes de la Stasi  de la partitocracia: de nombre paraíso, de apellidos, naturales o fiscales.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: