Donna

10 Dic

En una de sus tantas noches de derrota y etílica resignación en las que ambos compartían fracasos y desesperanzas, Hank Moody confesó a Charlie Runkle, acariciándole la calva, que pueden pasar muchas cosas a lo largo de un día, pero que al final, cuando llegaba la noche y el frío se apoderaba de la guarida del hombre, la soledad se hacía materia y lo más importante, absolutamente lo único que merecía la pena conquistar, y conservar, era la tierra prometida. Aquella que se esconde tras la mirada y la sonrisa de la mujer amada, la ligazón del individuo a la tierra que lo contiene y que algún día le servirá de cobijo y mortaja. Y lo cierto es que en eso, como en otras tantas cosas, la versión moderna y tragicómica de Tántalo también tenía razón: cuando cierras los ojos, lo único que importa es ella. La donna della mia vita.

Una respuesta to “Donna”

  1. Manu 9 de enero de 2013 a 6:03 #

    Me ha encantado esta entrada. Qué bueno es ver a un hombre genuinamente enamorado. Grandioso.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: