El portero que salía en un jeroglífico

5 Ago

Keylor Antonio Navas Gamboa pertenece, desde el domingo por la tarde, a una estirpe de elegidos: es uno de los pocos que han prosperado en España durante los últimos cuatro años. En 2010 aterriza en Albacete procedente del Deportivo Saprissa, el Madrid de Costa Rica. Un costarriqueño en Segunda: el título de una sitcom. Nótese que defiendo a ultranza el gentilicio costarriqueño, frente a costarricense, porque el segundo me parece una mamarrachada. Lo mismo con parisino parisiense. ¿No les parece un poco de tolais eso de parisiense? Un año después, tan solo, recibió la llamada de la Primera División: el Levante. 2 temporadas después, al Madrid. El braguetazo balompédico de Navas casi no tiene parangón. De un lugar de La Mancha a un lugar de La Castellana media una ráfaga de imágenes de la infancia con música emotiva de Sigur Ros y cien mil paradas imposibles. Lo cierto es que nadie podrá acusarle de no habérselo ganado a pulso. El Mundial, si acaso, elevó su fama de arquero arácnido en ese mundo extraño y remoto que no habla español. Ya saben, todos esos foros, periódicos y revistas a los que nunca llegará Roncero por no saber googlear en inglés. Tras Courtois y Valdés, Navas era el mejor portero de la Liga. También el más barato. Viene de San Isidro de El General, al lado del Pacífico, y como James, completa la OPA de Florentino sobre Hispanoamérica: ya mismo nos recibirán allí con alborozados feligreses embutidos en la maglia rosa portando cartulinas con el lema totus tuus. Keylor es un portero mediano, ágil como un ocelote, capaz de levantarse del suelo 3 veces en jugadas que sólo permiten 2 movimientos. No va demasiado bien por alto, y en esto se asemeja a Casillas.

La cosa es que Navas lleva toda su carrera puliéndose a sí mismo, creyendo en una suerte de predestinación esotérica tan común en los hombres hechos a sí mismos de aquella parte del mundo. Cacíker, por contra, se durmió a los 19 años en las sábanas de la arrogancia y de ahí lo despertó Mourinho con 32: viejo, cansado y lento. Navas, además, llega ungido por la fascinación que provocan los porteros de la dinastía de los milagros. No gusta a los puristas, y puede que tengan razón, pero todo hincha lleva dentro de sí un superyo cautivo de fantasías novelescas a los que pone palote este tipo de guardametas. Imagino que será una especie de síndrome de Ícaro: todos hemos soñado alguna vez que estábamos volando. King KANG vuela de verdad, como voló un día Casillas, y antes de él, Oliver Khan o Peter Schmeichel. Son porteros ninja a los que sólo falta la faja morada y una katana colgando de la espalda. Da la impresión, al verle en ese repeinado porte de galán mulato de telenovela, que Keylor está aquí para honrar a algún honorable jugador de pelota maya antepasado suyo. Keylor Navas se arrodilla antes de cada pitazo inicial y ora a Dios por su suerte y la de los suyos. No sé si el barbudo de arriba está ahí cada vez que el hijo pródigo de los futboleros de Costa Rica le manda un wasap, pero sí reconozco una cosa: ha llegado y todo son sonrisas. Sonríe él, sonríe su mujer, sonríe su hija, sonríen todos. Deslumbrantes tajos blancos en bronceadas caras de café tostado. ¡Cuán diferente es la sensación, tan lejana de la blanquecina molestia perenne de Iker y su consorte! La familia Navas se muestra bendecida por la vida, gozosa por estar en el Real, por ser Real. La alegría natural costarriqueña contrasta con la pose nihilista del chico de Móstoles. Quizá creyó de verdad que había ganado la oposición a portero del Madrid. A eso, como a casi todo, se llega con fe. A Navas le sobra. ¡Lleva parando balonazos desde antes que los españoles descubriesen Chichen Itzá!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: