Dormir

28 Jul

Dormir me gusta, y no es por vicio, aunque también. A veces me dejo caer sobre la gula del sueño, pero dormir es para mí como retener el tiempo: cierro los ojos, construyo una habitación de paredes blancas dentro de mi cabeza, y ahí la pongo a ella, entre las sábanas. Frente a la cama hay una gran ventana corrediza, y a través de su cristal vemos el mar. La pereza diluye mi ánimo en una marejada de modorra y anarquía, pero ella surge siempre porque cuando duermo está a mi vera. La distancia se evapora y no hay voluntad humana que interponga su convención entre nosotros. No existe lo material, no hay anhelo por el futuro ni tampoco incertidumbre. Hablamos sino menudencias, y el tiempo se encoge un instante antes de expandirse otra vez, y despertarme. Me gusta dormir, porque dilato mi derrota.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: