Liderazgo y superstición

3 Sep

Cuenta Plutarco que, hacinada la población del Ática tras las murallas de Atenas por la invasión lacedemonia en el segundo año de la Guerra del Peloponeso, llegó la peste a la ciudad. Las condiciones de insalubridad, y la estrategia pasiva de Pericles -con objeto de evitar un enfrentamiento terrestre con Esparta- pusieron el liderazgo del gran estratego de Atenas en una situación muy comprometida.

“Queriendo poner remedio a estas quejas, y causar algún daño a los enemigos, armó ciento cincuenta naves, y poniendo en ellas muchas y buenas tropas de infantería y caballería, estaba para hacerse a la vela, infundiendo grande esperanza a los ciudadanos, y no menos miedo a los enemigos con tan respetable fuerza. Cuando ya todo estaba a punto, y el mismo Pericles a bordo de su galera, ocurrió el accidente de eclipsarse el sol y sobrevenir tinieblas, con lo que se asustaron todos, teniéndolo a muy funesto presagio. Viendo, pues, Pericles al piloto muy sobresaltado y perplejo, le echó su capa ante los ojos, y tapándoselos con ella, le preguntó si tenía aquello por terrible o por presagio de algún acontecimiento adverso. Habiendo respondido que no, “¿pues en qué se diferencia -le dijo- esto de aquello si no en que es mayor que la capa lo que ha causado aquella oscuridad?” Estas cosas se enseñan en las escuelas de los filósofos”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: