La última y nos vamos

8 May

Real Madrid 3-2 Valencia Club de Fútbol

Completó Zidane una vuelta como entrenador del Madrid en el Bernabéu. Su equipo está a un punto del líder, y sólo quedan tres por jugarse. Entre La Coruña y Granada se despatarrará la nación, pendiente del hilo conector, de doble vía, que une familias, clanes, pueblos, ciudades y territorios en España: el odio y el amor al Madrid, que hará del país otra vez, otro domingo, otra tarde más, un tatami cuyo telón de fondo será la Historia. Cuando Zidane se hizo cargo del equipo, el Madrid estaba moralmente hundido en una ciénaga de estupor y desesperanza. Hoy está a dos partidos de todo, y a la vez, de nada. Algo ha avanzado el francés, pero no mucho puesto que esta temporada 2015-2016 ha redefinido los márgenes del análisis balompédico nacional. Cristiano Ronaldo abrió el marcador con un slalom de los de antaño, en arrancada y descenso de Alberto Tomba, y chut cruzado final, pleno de potencia y puntería. Benzema marcó el segundo gol, un gol que debió ser anulado. El ritmo del partido decayó tanto que el Valencia, y sus virtuosos  y poco dados al músculo centrocampistas se hallaron el regalo de poder meterse en él. Lo hicieron. Kiko Casilla se estiró como un gato, igual que Diego Alves, el meta rival. Empujó el Valencia pero más fuerte lo hizo el Madrid, con otro gran gol de Ronaldo: el pase de James, otro que encontró bendita la velocidad del partido, permitió a Aquiles probar su sprint. Sí, en efecto, parece ser el de antes. El Valencia, que había empatado en Madrid en sus dos últimas visitas ligueras, no se rindió, pero los locales solventaron. Terminó el Madrid con un extraño dibujo sobre el terreno de juego: 5 defensas, 3 laterales y ningún delantero. Terminó también con Arbeloa portando el brazalete. Fue el último partido en Chamartín del último de un linaje de centinelas del madridismo genético, ese cuyo esplendor refulge en la mirada de gratitud de todos los demás. En La Coruña, el Madrid habrá de ganar y esperar. Eso, per sé, ya es una pequeña victoria, pero en el Real, a diferencia de otros equipos de Madrid, no valen los éxitos a medias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: