Trafalgar

21 Oct

El mismo día en que Napoleón le daba la primera estocada a la Tercera Coalición en Ulm, el 20 de octubre de 1805, su flota, al mando del vicealmirante Villeneuve, se dejaba emboscar en Cádiz por la británica. Al día siguiente, mientras el general Mack desfilaba con ridículo y bochorno junto a sus 27 mil austríacos delante de Napoleón y la Grande Armée, tirando sus armas en un montón hecho en la falda de una colina de los Altos del Michelsberg, Villeneuve finiquitaba su catastrófica campaña siendo derrotado frente al cabo español de Trafalgar. La misión original de Villeneuve había sido aniquilar a Nelson y su flota en el Caribe. De ese modo, Napoleón contaba con tener despejado el mar para realizar su plan más ambicioso: saltar sobre Inglaterra, y poner sus águilas imperiales en Londres. Pero Villeneuve, que iba a por lana, no pudo encontrar a Nelson y salió trasquilado. En marzo hubo de huir a toda vela desde La Martinica. Frente a Galicia se topó con otro inglés, Calder. Merced a los Acuerdos de San Ildefonso, la marina de guerra española combatía también bajo su mando, con lo que fueron derrotadas conjuntamente en una pequeña acción en Finisterre. Era julio, y el Emperador de los franceses empezaba a dudar de la viabilidad de su desembarco en Inglaterra. Entonces, contraviniendo las indicaciones de Napoleón, Villeneuve se llevó todos sus barcos hacia Cádiz, no hacia Brest, donde el Emperador lo esperaba para iniciar el asalto a las islas británicas desde Bolougne, donde Bonaparte tenía montada una operación colosal. El gran corso enfureció. A pesar de ello, Villeneuve, de quien se sospechaba de sus lealtades republicanas por el de que acompañaba su apellido, logró doblar el cabo de San Vicente escapando de Nelson, quien había seguido navegando hacia el sur y lo esperaba, según la prensa inglesa, alrededor de las Canarias. Napoleón ordenó perentoriamente a Villeneuve que saliese zumbando rumbo a Brest con provisiones para dos meses. Con toda la flota reunida en Cádiz, los oficiales de la marina española, los mejores del mundo, aconsejaron esperar: Nelson, con sus 33 velas, los estaba esperando y tenía el viento a favor. A pesar de ello, Villeneuve, “hombre sin energía, ni coraje moral”, como lo definió Napoleón, decidió salir.

Los españoles tenían mejores barcos y mejores oficiales, los franceses tenían el poder, pero los ingleses tenían la mejor marinería del mundo, y la ventaja táctica. Napoleón, que era artillero, dominaba el arte de la guerra puesto que lo concebía matemáticamente, articulando todas sus disciplinas dentro de su cabeza como una unidad científica, indisoluble. Por eso no entendía el mar, puesto que en el mar no podía mover las piezas de su mecano perfecto con la lógica y la previsibilidad con que podía desplegarlas en tierra. Nunca se preocupó de aprender, dejadez sorprendente en un hombre que preparaba sus campañas con una minuciosidad obsesiva. En diciembre de 1805 vencía a los rusos y al resto de los austriacos que quedaban en los Altos del Pratzen, en la Batalla conocida como de los Tres Emperadores. La Tercera Coalición que iba a terminar con él -y por extensión, con la Revolución de los franceses- sucumbiría en Austerlitz pero no del todo. Al tiempo en que ganó por 20 años la hegemonía de la tierra, Napoleón perdía la del mar, para siempre. Del mismo modo en que los ingleses resistieron en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial, el control inglés de los mares y océanos del mundo condenó a largo plazo a Napoleón. Desde Trafalgar, aunque quedara mucho tiempo, su poder tenía ya fecha de caducidad. España fue una comparsa en Trafalgar, y su poder naval quedó definitivamente amortajado. El naufragio final del Santísima Trinidad, el barco más grande, lujoso y torpe de la época, simbolizó la debacle española: el viejo imperio colonial estaba ya en franco retroceso, y durante su último siglo sólo le iba a quedar batirse en retirada, minimizando, como se diría ahora, las pérdidas. La relación de los buques y sus nombres distinguen el espíritu que animaba a cada una de las tres naciones beligerantes: por Francia combatieron el Plutón, el Fougueux, el Indomptable, el Intrepide, el Redoutable, el Neptune, el Héros, el Mont-Blanc, el Duguay-Trouin, el Formidable, el Scipion, el Berwick, el Achille, Algésiras, el Argonaute, el Swift-Sure, el Aigle y el Bucentaure; por España lucharon el Monarca, el Santa Ana, el San Justo, el San Leandro, el Santísima Trinidad, el San Francisco de Asís, el Rayo, el Neptuno, el San Juan Nepomuceno, el Príncipe de Asturias, el San Ildefonso, el Argonauta, el Montañés, el Bahama; por Inglatera pelearon el Victory, el Temeraire, el Neptune, el Conqueror, el Leviathan, el Britannia, el Ajax, el Orion, el Agamemnon, el Minotaur, el Spartiate, el Africa, el Royal Sovereign, el Belleisle, el Tonnant, el Mars, el Bellerophon, el Colossus, el Achilles, el Revenge, el Defiance, el Swiftsure, el Thunderer, el Defense, el Dreadnought, el Polyphemus, el Prince, el Euralyus, el Naiad, el Phoebe, el Sirius, el Pickle y el Entrepenante. Murieron 14 mil españoles y franceses, y 1500 ingleses, según David Chandler en “Dictionary of The Napoleonic Wars”.

2 comentarios to “Trafalgar”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Austerlitz | defensasiciliana - 2 de diciembre de 2016

    […] A pesar de que los ingleses, el tercero de los aliados, dominaban a su antojo el mar tras lo de Trafalgar, la tierra era suya. Austria era un guiñapo; Prusia estaba de pronto sola y abandonada, rodeada por […]

  2. Austerlitz ‹ Negratinta - 15 de enero de 2017

    […] A pesar de que los ingleses, el tercero de los aliados, dominaban a su antojo el mar tras lo de Trafalgar, la tierra era suya. Austria era un guiñapo; Prusia estaba de pronto sola y abandonada, rodeada por […]

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: