08-11-16

8 Nov

Ya es noviembre y ya, ciertamente, hace frío. Noviembre es una cáscara helada y dura, de cartón rugoso que no conforta. Es como sudar bajo un abrigo de lana: el desasosiego que no cesa. Noviembre es un mes terrible aunque hasta hace un par de días, fuese todavía primavera. Ya es noviembre de invierno, con todas sus consecuencias morales. A pesar de todo, el sol brilla y calienta al mediodía; dura poco, un par de horas. Cuando declina, sobre las cinco de la tarde, hora fatídica, regresa la lobreguez y el hastío, pero al menos esas horas de sol valen por un mes entero. Hoy se vota en los Estados Unidos de América y aún no he llegado a Tocqueville, ni a los federalistas, ni tan siquiera a Montesquieu, ni a Rosseau. No he tenido tiempo. Tengo y no tengo tiempo. Es una dualidad inquietante. Mi única meta en este momento es sobrevivir a la piel áspera del otoño, que envuelve como un abrazo viscoso de serpiente. Ni siquiera huele ya a castañas asadas, que era una de esas pocas cosas amables del otoño. El otoño pasado fue de Camarón y Poe; ambos me acompañaron, ambos me sostuvieron. En este son mi báculo Morente, Cohen y Dostoievski. Me atraen las voces de oráculo, las de estos hombres que parecen capaces de conectarse con Apolo, sin necesidad de ninguna pitia. Leyendo pasajes de Noches blancas pienso, ¡esa vida la estoy viviendo yo, la he vivido!

Tengo que retomar el lenguaje adecuado con el dietario, lo he perdido. Ahora es otra vez, como al principio, ¡como todos los principios!, algo impostado.

Un par de canciones. Mañana intentaré traer cosas más serias a este dietario.

El otro día, leyendo un reportaje sobre Fetullah Gulen en The New Yorker, me sorprendió encontrar en boca del protagonista la descripción exacta de lo que yo quiero para mi posteridad:

“It may sound strange to you, but I wish to be forgotten when I die,” he said. “I wish my grave not to be known. I wish to die in solitude, with nobody actually becoming aware of my death and hence nobody conducting my funeral prayer. I wish that nobody remember me.”

2 comentarios to “08-11-16”

  1. Cayetano Gil Gracia 11 de noviembre de 2016 a 11:00 #

    Vaya, sí que es también profético que le estuviese sosteniendo estos días el sr. Cohen. Espero que no le pese en demasía su pérdida, Antonio.
    Por otra parte, leía hace unos meses un artículo de JD que explicaba pormenorizadamente los pensamientos de Tocqueville acerca de la democracia. Le dejo el link por si le interesa asomarse. http://www.jotdown.es/2015/11/la-democracia-segun-alexis-tocqueville/
    Adicionalmente, en París conocí la existencia de Eric Chartier, que dio conferencias sobre el mismo, pero desafortunadamente no ha colgado ninguna en su web. Lo que sí tiene es una acerca de Rousseau. No sé qué tal se maneja con la lengua de Napoleón, pero es interesante: http://eric-chartier.com/videos/
    Por si le consuela, no es el único al que le falta tiempo teniendo tiempo. Espero haberle sido de ayuda, un afectuoso saludo.

    • antoniovalderramavidal 12 de noviembre de 2016 a 10:28 #

      ¡Muchas gracias, Cayetano! La review de JD es muy buena. Guardo lo de Chartier, aunque mis conocimientos en francés, bueno, sean mejorables. Un saludo grande.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: