28-11-16

28 Nov

Son lúgubres los tiempos en que, como en los corrientes, se equipara -sin rubor- a los políticos corruptos (y hasta a los presuntos) con asesinos y tiranos.

Esto. 

Fidel Castro, como el comunismo, ha durado mucho. Una de las ventajas del capitalismo, en contra de lo que se cree, es la obsolescencia programada.

También publico hoy esto, en la página del buen amigo Mañero.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: