Vida de los zares

24 Feb

9788416771028

Cuenta Simon Sebag Montefiore al final de su libro que Stalin siempre se comparó con la dinastía Romanov, incluso nada más conquistar Berlín en 1945. Citando sus propias palabras cuando se hallaba en plena carrera hacia el poder absoluto en la Rusia soviética, “el pueblo necesita un zar. Durante siglos el pueblo de Rusia ha estado bajo el poder de un zar. El pueblo ruso es zarista…está acostumbrado a que una sola persona sea la que manda. Y ahora debe haber un solo jefe”. Seguir leyendo

23-02-17

23 Feb

Cada vez que veo en el telediario a los trabajadores de los astilleros (por lo común, de los de Cádiz) protestando de manera organizada -ocurre cíclicamente- y exigiendo de las administraciones públicas “más carga de trabajo” se me ocurre una idea estúpida. Yo soy periodista. Pertenezco a la promoción de 2012. Seguir leyendo

20-02-17

20 Feb

Llueve durante buena parte de la mañana. Luego cesa, pero el cielo no se despeja. No sale el sol, y es extraño: aquí siempre sale el sol, aunque sea un poco. Seguir leyendo

Viena

16 Feb

img_6011

Las ciudades son como la gente. Uno empieza a conocer a los demás por la cara, por el culo, por los pies: por la forma de lo que ve. Salir del metro y otear una ciudad nueva, desconocida, es una sensación palpitante, como abrir los regalos el día de Reyes. Seguir leyendo

Historia de un líder

30 Ene

1. Pdr agarra la chupa de cuero, coge las llaves del Megane, llena la petaca de whisky y se adentra en la noche para salvar la democracia.

* Seguir leyendo

27-01-17

27 Ene

Quizá lo más difícil de asimilar del Holocausto, a pesar de los años transcurridos, no fue la masacre de seres humanos. Al fin y al cabo,  el ser humano se ha matado siempre, siempre con brutalidad, siempre con saña, desde que amaneció en el mundo. Seguir leyendo

26-01-17

26 Ene

Días de enero; naranjos preñados, sol que se derrama y el mar como un barreño colmado de plata fundida. El fruto amargo rebosa bajo los árboles. Con él harán confite, mermelada para la reina de Inglaterra, o algo parecido con que untar las tostadas por las mañanas, aunque sea las de los plebeyos. Bandadas de pájaros vuelan en círculos sobre mi azotea mientras leo, y las gaviotas coronan las balaustradas del malecón; parecen efigies, barruntan la tormenta que viene de adentro y que ya está aquí. Hoy va a llover, y no podré tomar el sol en mi azotea ni leer al sol las noticias del mundo. Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: