Tag Archives: Waterloo

El hombre del Belerofonte

30 Jun

Napoleon-on-HMS-Bellerophon-in-Plymouth-Sound-August-1815-by-Jules-Girardet-PCMAG

Después de Waterloo, Napoleón llegó a París el 21 de junio por la mañana. Mientras descansaba, exhausto, Fouché encabezaba el último golpe de Estado. Al día siguiente, evitando un baño de sangre inútil, el Emperador abdicaba por segunda vez, renunciando a todos los derechos imperiales en favor de su hijo. Se retiró a la Malmaison, residencia que fue de su gran amor Josefina; prusianos y rusos avanzaron hacia París, circunstancia que lo llevó a ofrecerse como simple general al gobierno provisional que se había formado tras su renuncia. Fouché rehusó y puso una fragata a su disposición para que huyera a los Estados Unidos. En Rochefort, a donde llegó el 3 de julio, se encontró con que la Royal Navy había bloqueado el puerto.  Sigue leyendo

De Elba a Waterloo

28 Feb

El 26 de febrero de hace 202 años, Napoleón abandonó la isla de Elba acompañado de mil soldados, en una flotilla de apenas siete fragatas. Llevaba confinado allí desde el 30 de abril de 1814, cuando tras abdicar y renunciar a los derechos de su hijo sobre la corona imperial, abandonó Fontainebleau dando su memorable discurso ante la Vieja Guardia en el patio de armas del palacio. Sigue leyendo

Austerlitz

2 Dic

zpage424

Cuenta David Chandler en su monumental “Las campañas de Napoleón”, traducido y editado hace poco por La esfera de los libros, que el 23 de noviembre de 1805, “el grado de cansancio de los franceses resultaba preocupante. Al Emperador no le quedó más opción después de ocupar Brno que decretar un alto en las operaciones y conceder un descanso imprescindible. Sigue leyendo

Diálogo de un hombre con su lecho de muerte (fin)

8 Jul

Acto tercero

Sigue leyendo

Esperando a Grouchy

23 Jun

IMG_0734

La tendremos, dijo Napoleón el 18 de junio de 1815 por la mañana, al ver desde Le Caillou que ninguno de los 60 mil soldados de la coalición comandada por Wellington se había movido de su sitio desde Hougomount hasta Papelotte. Y la tuvieron, naturalmente. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: